miércoles, 24 de agosto de 2016

Desenmascarando a Disney: Blancanieves

Publicado por Mamen en 18:00:00
¡¡Hola, holitaaa!!

Siguiendo con la serie de Desenmascarando a Disney, en esta ocasión le toca el turno a Blancanieves. He de confesar que esta princesa, junto con La bella durmiente, son las que menos me gustan. Tal vez sea porque sí, ya de por sí, en esa época hacían a las princesas dependientes de un hombre que las salve, en estos dos cuentos ya llega a extremos exagerados pero bueno, dejemos esto de lado y vamos a comenzar.

Blancanieves
Hermanos Grimm
La historia de la princesa comienza muy similar a la de Disney, con la diferencia de que aquí, Blancanieves, tiene 9 años y en la película de Disney, si mi memoria no me falla, tiene 14.
La historia comienza ya un poco a distar de la que conocemos en el momento en que la madrastra decide ir a por ella. Antes del famoso caso de la manzana hay otros dos. En primer lugar aparece como vendedora de cintas, Blancanieves al verla, como buena niña que es, quiere una cinta. La madrastra, disfrazada de vieja, le dice que ella misma le pondrá el lacito y cuando la niña se da la vuelta, la vieja le aprieta la cinta tan fuerte hasta que Blancanieves ya no puede respirar, y la deja tirada en el suelo. Los enanos al encontrarla le quitan el lazo y Blancanieves puede respirar de nuevo. Luego le advierten de que no se fie de nadie.
Al día siguiente, la madrastra, al enterarse de que Blancanieves sigue viva, vuelve a idear una
estratagema, vuelve a disfrazarse de vieja y esta vez vende peines, pero envenenados. Blancanieves queda prendada del peine y no puede resistirse a tenerlo. La vieja le dice que ella la peinara y, al hacerlo, se lo clava tan profundo que el veneno hace caer a Blancanieves al suelo. Los enanitos llegan poco antes del anochecer y al verla, le quitan el peine y Blancanieves despierta. Los enanitos le repiten que no debe fiarse de nadie pues cualquiera puede ser su madrastra.
La madrastra, al enterarse de que sigue viva vuelve a repetir la jugada, pero la que todos conocemos, la de la manzana. Blancanieves, que al principio se hace la dura, vuelve a caer. ¿Guapa y lista? Parece ser que no podía tenerlo todo.
Los enanitos al encontrarla y ver que no hay nada que puedan hacer por ella, deciden mandar a construir un féretro de cristal en el que poder verla siempre y, tras subirla a la montaña, todos los días, por turnos, un enanito pasaba el día con ella.
Aquí viene la parte del príncipe, que también dista bastante de la que conocemos.
Un príncipe se topa con el féretro de cristal de Blancanieves y, nada más verla, se enamora de ella. Les pide a los enanitos que se la regalen y estos, que sienten pena por el príncipe, se la dan. No debían de querer mucho a Blancanieves para dársela al primero que se encuentran pero vale.
Cuando iba de camino al reino dieron con un bache, los hombres que llevaban la tumba tropezaron haciendo que se rompiese y el cuerpo de Blancanieves se zarandeó haciendo que el trozo de manzana envenenada que tenía en la garganta - y que, digo yo, debía estar ya podridito-, saltase, haciendo a la muchacha despertar.
El príncipe le contó lo ocurrido y le propuso matrimonio y, Blancanieves, aceptó. Lo típico.
A la boda fue invitado todo el mundo, incluida la madrastra que no sabía que se trataba de Blancanieves. Al llegar, tenían al fuego unos zuecos de metal incandescentes. Le hicieron a la malvada madrastra ponérselos y bailar toda la noche hasta que cayó muerta.


Giambattista Basile
Basile creó la historia original en el s.XVI. Esta misma historia es la que luego cogieron los hermanos Grimm para darle los elementos que conocemos como el espejo, los enanitos, la manzana y el príncipe.
En el cuento de Basile, la protagonista se llama Lisa. La pequeña Lisa, de siete años,  tiene un accidente

con una peineta mágica que, al clavarse, la hace caer inconsciente. Los padres, hundidos, mandan contruir un ataúd de cristal donde meter a su hija pero la pequeña, aún con el pasar de los años, sigue creciendo y convirtiéndose en una mujercita.
Una pariente de la joven, celosa de la belleza de Lisa, jura acabar con ella. Cuando lo intenta, rompe el ataúd de cristal y coge de los pelos a la muchacha pero, al arrastrarla, se le acaba cayendo la peineta a Lisa haciendo así que despierte.


La princesa ciega
Se dice que Blancanieves realmente existió. Las historias que la rodean han sido modificadas a lo largo de los años pero al parecer, la insipiración de ellas fue la princesa María Sophia Margaretha Catharina Von Erthal, de Lohr. El castillo de los Erthal es actualmente un museo, y un dato curioso: en él encontramos un espejo que habla. Sí, el famoso espejo de la historia de Blancanieves, en aquella época se trataba de un juguete precioso cuya habilidad era repetir las palabras e que oía. El espejo además lleva un grabado que recuerda a la vanidad de la madrastra: amor propio. Siguiendo con esta curiosidad, el espejo se lo regalo el padre de María Sophia a su segunda mujer, es decir, a la madrastra de la muchacha.
Se supone que la relación entre María Sophia y su madrastra no era tan mala como en los cuentros pero la madrastra siempre beneficiaba a sus hijos de sangre.
Cuando Maria Sophia contrajo la varicela, quedó ciega. Al tiempo la muchacha murió envenenada. Hay quien piensa que fue la policia secreta del rey pero hay otros que piensan que fue la madrastra, que envenenó los frutos del camino por el que la muchacha solía caminar.



¿Conocíais más historias aparte de la de Disney? ¡Sabíais de que existencia de la princesa María Sophia? ¿Qué os han parecido?

4 comentarios:

Marina Cordoba dijo...

Interesante entrada. Desconocía todos estos estos datos a cerca del personaje que nos traes hoy. Me ha sorprendido la historia de la princesa ciega, voy a indagar mas por glugle. Gracias, guapa

Yennely dijo...

Estas entradas me gustan mucho,pero siempre me quedo con la versión disney.
Besos

Etérea dijo...

¡No tenía ni idea, excepto por todas que sois unas grandes profesionales de la investigación, de la existencia de esta princesa!
Me alegro mucho que te haya gustado indagar sobre Blancanieves. A mi tampoco me gusta mucho. De hecho creo que no nos gusta a ninguna pero bueno, como no nos quedaba de otra teníamos que hablar también de ella ;)
Lo dicho guapísima, un gustazo que trabajéis tan bien y busquéis tanta información. A diferencia de mi soy un pelín cajón desastre y somo me ceñí a la historia de los hermanos Grimm.
¡Gracias por este pedazo de post!

Etérea

Yomi MR dijo...

¡Holaa! A mí también me ponen de los nervios las princesas que solo aspiraban a casarse, de hecho, esta es mi película menos favorita, es que la Blanca nieves es sin chiste y me desespera esas ganas de cantar jajaja :P En fin, que sí, me sabía el cuento de los hermanos, y el del espejo, el que sí no me acuerdo haberlo leído antes es el de Basile ;) Gracias por compartirlo.
¡Besines! :3

Publicar un comentario

 

El Cuaderno de Mary Template by Ipietoon Blogger Template | Gadget Review